jueves, 6 de junio de 2013

Breve historia de la grabación musical

Y tan brevísima, ya lo vereis...

Limpiando, limpiando y colocando, colocando al fondo del "armario del terror" apareció una colección de discos de vinilos, unos marcos y unas miniaturas de instrumentos musicales (además, por supuesto, de la cantidad de papeles viejos, cosas rotas y objetos de muy diversa índole que me dediqué a meter en bolsas de basura)... Había unos vinilos de Historia de la Música, otros de canciones populares y uno incluso de poesía. En el aula no tenemos reproductor para ellos, así que de poco nos iban a servir. Los de Historia de la Música me parecieron interesantes y recopilé en CDs las canciones que vienen, para que, si algún día queremos escucharlos, podamos tirar de la opción B; pero los demás vinilos estaba claro que iban a seguir guardando polvo. Una lástima, la verdad. Además, seguro que estos "merlucillos" no han visto muchos vinilos en sus vidas. Antes de guardarlos de nuevo, dejé uno de ellos fuera para poder enseñarselo a todos, y mi mente, que en momentos puntuales tiene ideas estupendas, creyó que sería una buena decoración si lo dejase colgado en la pared a la vista de todos los alumnos. 
Lo colgué, lo miré y pensé: Si no le pongo un cartelito, nadie va a saber lo que es y de qué época es...
Al abrir el cajón para coger papel para el cartel del vinilo la vi... en su cajita, esperando a que alguien la cogiese entre sus manos y la volviese a escuchar: la pequeña cinta de cassette. Decidí colgarla también, con su correspodiente cartelito.
Para no dejarlo sólo con dos, puse también un CD, que es el que más conocen.



Et... voilà! Un mural con los tres dispositivos que mejor representan la historia de la grabación musical. Algunos lo siguen llamando el CD negro y grande. La cinta la conocen porque "en casa de mi abuela hay de ésas", y el CD... que decir: Desde que llevan los reproductores mp3 casi nos estamos olvidando también de él. Está curioso que lo tengan a la vista y que sepan que antes, cuando queríamos escuchar por la calle nuestras canciones favoritas nos armábamos con un walkman o un discman (y nos parecían lo más moderno y pequeño)... ¡Que suerte tienen de que el mp3 apenas ocupe espacio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:

- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.

Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos no serán publicados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya de la mejor manera posible.

¡Gracias por compartir tus experiencias!